El arte que vive para siempre

En Linker trabajamos para llenar de color tus celebraciones y momentos más especiales.

Somos un ESTUDIO DE ARTE, especializado en RETRATOS PINTADOS EN MINIATURA, ACUARELAS E INVITACIONES DE BODA ÚNICAS E INOLVIDABLES.

¿Te casas y estás buscando unas invitaciones bonitas, delicadas diferentes y románticas que tus invitados quieran  guardar de recuerdo?

TE ASEGURAMOS QUE NUESTRAS INVITACIONES DE BODA A LA ACUARELA SON UN REGALO EN SI MISMAS. SERÁN UN ÉXITO ABSOLUTO Y MUCHOS INVITADOS  ¡HASTA LAS ENMARCARÁN!

¿Quieres tener un detalle diferente y emotivo con esa persona tan  especial? ¿Que te parece un retrato pintado a mano, o una acuarela de su lugar preferido?

CREAREMOS ESE REGALO ÚNICO, EMOCIONAL Y TOTALMENTE PERSONAL QUE JAMÁS OLVIDARÁS.

A través de la pintura y el papel  PLASMAMOS TUS SUEÑOS, convirtiéndolos en una joya  de arte llena de sentimientos y emoción.

 

Un poco de historia…

La historia de Linker se remonta a finales del 1800, cuando el fotógrafo Ciriaco Nieto, mi bisabuelo, inauguró su estudio de fotografía “Linker” en Bilbao, dónde retrataba a la burguesía de la ciudad, pasión que alternaba con la restauración de obras de arte y la pintura.

En los años 30 se instaló en  Madrid donde abrió un nuevo estudio continuando su labor con la colaboración de sus hijos Víctor (mi abuelo) y Roberto (mi tío abuelo).

A partir de 1940 dieron un nuevo enfoque a la actividad del estudio ampliando y priorizandolas técnicas pictóricas de retratos, miniaturas, óleos, pasteles, acuarelas….siendo su obra estrella las miniaturas y las miniaturas pintadas sobre marfil. Se dieron a conocer especialmente en los países Hispano Americanos, para los que realizaron multitud de encargos.  Su obra fue considerada por personalidades importantes de la política y de la cultura del momento tanto en España como en el extranjero.

El estudio permaneció abierto hasta los años 90, cerrándose entonces por jubilación y falta de sucesión.

Sobre mi…

Desde niña me apasionó la pintura, las acuarelas y lápices de colores eran mi mejor entretenimiento. Para mí era un gran placer ir de visita al “Estudio Familiar”, donde admiraba los retratos que colgaban de las paredes. Me encantaba ver a mi tío trabajar con su visera negra, mirando a través de su lupa de gran tamaño, mientras pintaba con pinceles y lápices de finísimas puntas para crear aquellos maravillosos retratos. Yo, fascinada, intentaba imitar su trabajo cuando llegaba a casa, y pasaba las horas con mis cuadernos y mis lápices de colores.

Allí aprendí muchas cosas del oficio entre visita y visita, a tratar los materiales, a emplear los colores adecuados para cada tipo de piel, cabello…y se despertó en mí un gran interés hacia el arte.

Comencé mi formación pictórica recibiendo clases de dibujo y pintura, y enseguida comprendí que quería estudiar Bellas Artes, especializándome en Diseño gráfico, objetual y escenográfico.

Tuve el privilegio de aprender de mi tío abuelo Roberto la técnica de la pintura en miniatura, un arte minucioso y delicado que requiere de mucha paciencia y habilidad y que actualmente muy poca gente domina. Todavía hoy, siempre que estoy pintando una miniatura me acuerdo de él con gran cariño, y de las frases y consejos que me daba mientras me enseñaba.

Fue entonces cuando decidí reabrir el Estudio Familiar y reinventarlo, cumpliendo el sueño que tenía desde niña, al que añadí un nuevo tipo de actividad que también me entusiasma desde siempre, la papelería, especialmente enfocada a bodas y otras celebraciones, donde el arte se hace tarjeta. 

Fusionamos el diseño con la ilustración y la pintura para crear invitaciones únicas y románticas que serán un regalo para ti y para tus invitados.

El estudio está actualmente situado en Madrid en pleno Distrito de Salamanca y se puede visitar con cita previa.